Etiquetes

dimarts, 25 de gener de 2011

LA BAYER MAI HA VOLGUT QUE PATIM...

No oblidem, però, que el que sobre tot vol la Bayer és incrementar la seva facturació. Molts petits mals de cap i molèsties musculars, acaben desapareixent igualment sense pastilles, evitant-nos així els efectes secundaris de la química pastilleril.


Per cert, les "Doloretas" de l'anunci segur que van durar poc al mercat i es que amb aquest nom no es d'estranyar.

Aquest post el tenia jo programat des de primers de desembre per fer-lo sortir d'aquí uns dies. El publico avui, perquè, casualment a la Contra de La Vanguardia d'ahir hi ha l'entrevista que reprodueixo a continuació, que parla, precisament, de medicaments. Cal prendre'n bona nota.

Joan-Ramon Laporte, cap del servei de farmacologia de la Vall d'Hebron

"62 años, barcelonés, 4 hijos y dos nietos: Lola y Quim. Doctor en medicina, catedrático de farmacología en la UAB. Dirije la Fundació Institut Català de Farmacología.

Alma médica

No debió ser fácil crear hace 26 años una fundación (Institut Català de Farmacología) que investiga y denuncia los fármacos que representan algún peligro para la salud. Habrá de todo, pero en la industria farmacéutica hay sobre todo dinero, poder e influencias. "..Parece que hayan perdido su alma médica y se hayan quedado únicamente con su alma comercial", dice Laporte que sabe de lo que habla, entre otras cosas presidió el comité de medicamentos esenciales de la OMS (2003/04) cuando se consiguió que se aprobaran los antirretrovirales genéricos que salvaron tantas vidas en África. Aquí ofrezco solo una décima parte de lo mucho que me contó: el negocio de la salud da para hablar.

La diferencia entre un medicamento y un veneno radica en la dosis.

¿Analiza fármacos que ya están en el mercado?

Sí, porque cuando un fármaco sale al mercado ha sido probado por unos pocos miles de voluntarios, pero al comercializarse en todo el mundo es tomado por millones de personas y es entonces cuando pueden aparecer efectos indeseados, en ocasiones con desenlace mortal.

¿Cuál es el medicamento que más gente ha matado?

La aspirina, porque es el medicamento que más gente ha tomado y la percepción de su riesgo está distorsionada. A dosis bajas -cien miligramos al día- es un excelente protector cardiovascular, pero a dosis analgésicas -un gramo- puede producir hemorragia gastrointestinal.

¿Hay datos?

En Catalunya se producen unos 3000 casos anuales de hemorragia gastrointestinal de los que un 40% son atribuibles a la aspirina y a otros antiinflamatorios. En EE.UU. mueren al año por hemorragia gastrointestinal por antiinflamatorio unas 15.000 personas; mientras que de sida mueren 12.000.

Impactante.

Cualquier enfermedad puede ser producida por un medicamento: un infarto de miocardio por un antiinflamatorio y por muchos otros fármacos; una neumonía, cualquier enfermedad neurológica o patología psiquiátrica puede ser favorecida por medicamentos.

Veo que lo de los efectos secundarios va en serio.

Muchos causan depresión, como algunos que tratan la presión arterial o los diuréticos en personas de edad avanzada. Los medicamentos para el insomnio pueden provocar crisis de agresividad, muchos casos de irritabilidad al levantarse se debe a medicamentos de este tipo, como las benzodiacepinas u otros hipnóticos de acción corta.

¿Estamos hipermedicados?

Sí, llegamos al punto de que cuando una persona está triste se dice coloquialmente que esta depre. Los antidepresivos solo sirven para una depresión profunda, y la tristeza no es una enfermedad, es una reacción saludable.

¿No hay medicamento sin efectos indeseados?

No, cada medicamento tiene su peaje. La Agencia Europea del Medicamento calcula que cada año fallecen en Europa 197.000 personas a causa de efectos adversos. En EE.UU. los efectos adversos son la cuarta causa de muerte, detrás del infarto de miocardio, el ictus y el cáncer; y por encima de la diabetes, las enfermedades pulmonares y los accidentes de tráfico.

¿Es una lotería?
No, si la toma o la prescripción del medicamento fuera más atenta a los riesgos que conlleva se calcula que se podría evitar entre un 65% y un 75% de estas muertes.

Anunciar fármacos por televisión debería estar prohibido.

Opino lo mismo. En España solo se pueden anunciar los que no financia la Seguridad Social, sino la arruinarían. Somos el país de Europa que en relación al PIB, más medicamentos consume.

Hablemos de sus precios.

Son arbitrarios. Fabricar el medicamento más caro, de cien a quinientos euros, no cuesta más de dos euros incluyendo el envase. Supuestamente pagamos el esfuerzo de investigación. Pero entre un 30% y un 40% del gasto medio de los laboratorios se destina a la promoción comercial.

El precio lo negocia el Gobierno.

Sí, pero con poco éxito. En España el precio del medicamento está alcanzando el de Alemania que nos duplica la renta per cápita.

Qué gran negocio.

Según el informe de desarrollo de la ONU es el tercer sector económico detrás de la industria armamentística y el narcotráfico.

Dicen que se inventan cada año nuevas enfermedades.
Sí, sobre todo en relación con la mente y el sexo. Convierten la timidez en enfermedad y la medicalizan. Ahora se han inventado la disfunción sexual femenina: “Padeces disfunción sexual femenina..., no se ría...

De acuerdo.

…Si en los úlitmos seis meses has rechazado una proposión de relación sexual o no has tenido una con satisfacción plena”. Cada vez que se reúne uno de los comités de hipertensión arterial (el estadounidense, el europeo, o el de la OMS) bajan el nivel de presión arterial considerado normal, y lo mismo ocurre con el colesterol.

Explíqueme.

En pocos años se ha disminuido de tal manera el límite de normalidad del colesterol que cada vez hay más población que debe tratarse. En EE.UU. ha aumentado de 3 millones de personas a 25 en 10 años.

Asombroso.

La industria farmacéutica dedica el doble (en España el triple) de su presupuesto a promoción comercial que a investigación. Una visita del representante comercial viene a generar unas 35 nuevas recetas del medicamento. Lo asombroso es que no haya en Sanidad una especie de central de compras de medicamentos con gente formada.

¿Quién se ocupa de la formación continuada del personal sanitario?

Los laboratorios, así que es muy difícil asegurar que no haya una influencia de intereses comerciales. "


7 comentaris:

Júlia ha dit...

Havia llegit aquestes opinions de Laporte en alguna altra entrevista o reportatge, també avui en parla el Pere al blog Saragatona.

Laporte és un senyor lúcid i sincer i m'estranya que les seves opinions no tinguin més ressò, tot i que ja se sap que a molts els agrada desqualificar-lo.

Júlia ha dit...

http://www.tv3.cat/videos/3158291/Joan-Ramon-Laporte

josep lluis ha dit...

Quan vaig llegir ahir "la Contra" em vaig quedar sorprés. Encara que més o menys tots sabem de qué va la cosa, quan ho veiem publicat ens costa de creure.
Gràcies per la teva feina divulgativa.

Ramon ha dit...

JÚLIA: Crec que la falta de ressò a la que et refereixes es pot deure, d'una banda, als recursos que utilitzen perquè no el tingui, els laboratoris, els metges i les farmàcies que defensen els seus interessos econòmics i d'altra banda a l'actitud dels propis consumidors, es a dir, nosaltres. Al costat d' aquells problemes de salut que fan imprescindible un tractament farmacològic, hi ha una sèrie de patologies menors que la gent podríem intentar solucionar amb un canvi d'hàbits (menjar menys i més sa; fer exercici; fer treballar la ment, etc.). Està clar que això pot significar un cert sacrifici i, sobre tot, requereix constància. Molta gent, per mandra o comoditat, tria la pastilla i la fa servir per refredats lleus, per la hipertensió moderada, per les petites desviacions del nivell de colesterol, per l' insomni, pels petits malts de cap, etc. sense considerar els possibles efectes nocius del que s'està prenent. A més de la comoditat hi ha la fe cega que molta gent te en els medicaments, als que moltes vegades se li acaben atribuint efectes quasi miraculosos. La resultant de tot plegat és el que tenim. Crec que no més amb la divulgació persistent de les investigacions que fan personalitats tan preparades i experimentades con el Doctor Laporte es podria millorar molt en aquesta qüestió. Ah! i gràcies per l'enllaç de l'entrevista. L'escoltaré amb molt d'interès.

Ramon ha dit...

JOSEP LLUIS: Realment costa de creure que pel negoci es posi en risc la salut i la vida de les persones; tot i reconeixer l'enorme importància de les empreses farmacèutiques, a les que hem d'agrair també un munt de descobriments que estan salvant vides humanes cada dia. Com en tot, el reflexionar sobre la qüestió a partir de declaracions com les del Doctor Laporte ens ha d'ajudar a millorar la nostra percepció de la qüestió i a actuar en benefici propi, o potser tindria que dir en defensa pròpia..

Assumpta ha dit...

Jo fa molts anys que tinc diagnosticat un tipus d'artritis. El metge que em porta fa anys que lluita amb mi perquè accepti prendre'm una medicació "fixa" (cada dia la pastilleta) al que jo em nego.

Una de les medicacions que em proposava exigia que em fes un anàlisi de sang al mes "per veure si m'afectava el fetge"...

Evidentment no ho vaig voler ni provar... Si després hagués resultat que "sí que m'afectava el fetge", què?

Deixar llavors el tractament? I el mal que ja m'hagués fet al fetge? I llavors els dolors articulars no serien encara més forts perquè el meu cos trobaria a faltar el medicament?

Doncs no... jo no em prenc res de forma constant... si algun dia el dolor és més fort llavors em prenc un parell de dies un Ibuprofeno i va que xuta... quan estic millor ho deixo.

El meu pare sempre ho deia: Els medicaments t'arreglen una cosa i t'espatllen una altre... res, res.

Ramon ha dit...

ASSUMPTA: El teu és un cas paradigmàtic. La teva decisió crec que és totalment assenyada. El teu pare, segur que també tenia raó.